La UCR dio varios mensajes con su multitudinario acto en Ferro

La UCR realizó un multitudinario acto que llevó el lema “Volver a la cancha”, en referencia al mismo campo de juego donde Raúl Alfonsín realizaba sus mítines en la campaña de 1983.

El acto reunió a buena parte de su dirigencia nacional con el objetivo de revitalizar al partido y lograr mayor protagonismo. El encuentro busca cohesionar y mostrar un radicalismo fortalecido a partir de la elección realizada por Facundo Manes, no solo de cara al conjunto de la sociedad sino también hacia sus socios del PRO.

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, afirmó: «Es sentido de pertenencia, es identidad, es ratificar la presencia del radicalismo que es parte del ADN de la democracia argentina. Es un acto emocionante bajo todo punto de vista».

Más allá del contenido de los discursos, lo que más animó a los presentes fue la participación de todos los sectores de la UCR, mostrándose unidos y compartiendo e intercambiando conversaciones y saludos con mucho entusiasmo. «Se volvió a sentir la fuerza partidaria como hacía años no se sentía, y estamos todos juntos, en el mismo barco» expresó un dirigente que viajó varios cientos de kilómetros para sumarse a la convocatoria.

«No hubo nada de Juntos por el Cambio, fue 100% UCR», afirmaron desde la organización. Claramente, el radicalismo pretende volver a ser un partido de poder y con ésta acción espera mostrarlo tanto a la ciudadanía como al PRO y al Frente de Todos.


Participaron, entre otros, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse; el presidente de la UCR y candidato a senador por Juntos por el Cambio, Alfredo Cornejo; el candidato a diputado por Juntos por el Cambio en Córdoba, Ramón Mestre; el ex secretario Agustín Campero; el intendente de Maipú, Matías Rapallini; y el ex jugador y entrenador Roberto Saporiti. También se hicieron presentes el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; Ernesto Sanz; el jefe del interbloque de JxC en Diputados, Mario Negri; su par en el Senado, Luis Naidenoff; el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés y el senador Martín Lousteau.