Las plazas de la ciudad – Opinión

Vivo cerca de la Plaza San Martin. Esa que queda donde termina Florida. O donde empieza, dependiendo de donde vengas. Y también vivo cerca de la Plaza Vicente López. La que queda entre Juncal, Montevideo, Paraná y Arenales.

De la Plaza San Martín siempre me llamó la atención que el espacio de juegos para los nenes sea más pequeño que el reservado para los perros, pese a que hay muchos más chicos que perros todos los días en la plaza; y más allá de que la gente prefiere jugar con sus mascotas en el césped de la loma que baja hacia Libertador, fuera del canil (creo que así se llama). Éste suele estar vacío la mayor parte del tiempo.

El espacio para los chicos, donde hay dos subibajas, tres hamacas, dos pasamanos, un par de toboganes y no mucho más, por el contrario, suele estar lleno de chicos.
También hay muchos chicos es en la Plaza Vicente López, donde a falta de uno, hay incluso dos espacios de juegos para los mas chiquitos. Y ambos bastante más grandes en términos de superficie, y mejores en cuanto a la calidad y cantidad de juegos, que los que están en la Plaza San Martín.

Esa diferencia también siempre me llamó la atención. Igual que la ostensible diferencia de limpieza entre ambas plazas. La Plaza San Martín es incluso más grande que la Plaza Vicente López, así que no podemos pensar en un problema de espacio. Y menos cuando miramos el lugar reservado para los perros. Recordemos que el canil es más grande que el patio de juegos.

Es cierto que la Plaza San Martín está en la Comuna 1 (en Retiro) y que la Plaza Vicente López se ubica en la Comuna 2 (en Recoleta), pero al final del día ambas pertenecen al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Y los jefes comunales comparten el signo político, que es el mismo del propio Jefe de Gobierno (Juntos por el Cambio).

No sé. Quizás las diferencias sean consecuencia de la falta de atención y/o planificación de los responsables de la Plaza San Martín, porque por supuesto que no se pretende reducir las bondades de la Plaza Vicente López, sino todo lo contrario. Aquí se busca que ambas plazas sean todo lo buenas que puedan ser, para que los chicos jueguen y se diviertan todo lo que quiera y necesiten.

Espero que no sea la razón, pero tampoco encuentro otra: la única diferencia entre una y otra plaza es la gente que la frecuenta. Mientras la plaza Vicente López es utilizada por los vecinos de Recoleta, digamos del perímetro comprendido entre Cerrito, Callao, Santa Fe y Quintana o Alvear; en la Plaza San Martín son mayoría los chicos del Barrio 31. Es duro, pero la diferente ubicación de las plazas hace que sean frecuentadas por gente distinta.

Y quizá sea por una cuestión etaria, pero entre Libertador y 9 de Julio se ven más perros que chicos; y a lo mejor por eso también un espacio es más importante que el otro, incluso dentro de la propia Plaza San Martín

Para decirlo claramente. El esquema de prioridades del gobierno de CABA parece ser
el siguiente: primero los chicos de Recoleta, después los perros de Retiro, y finalmente los chicos del Barrio 31

Sinceramente no se si alguien realmente pensó en esta diferencia, pero solo basta caminar unas cuadras para verificarla y, con un poco de honestidad, corregirla.

Por Juan A. Díaz