Denuncian que el escrutinio de la interna radical bonaerense está viciado de irregularidades

Autoridades de la junta electoral de la UCR Bonaerense denunciaron que parte de sus miembros emitieron por su propia cuenta y en nombre del organismo una afirmación viciada de acciones irregulares para consagrar el triunfo de su candidato.

Ya había ocurrido en Córdoba, con el mismo sector. El día de la elección, el diputado Mario Negri anunciaba un triunfo de su candidato por 20 puntos de diferencia. Lo llamativo: no se conoció un sólo dato oficial hasta tres días después. Finalmente, terminó ganando el candidato de Negri, pero no por 20 puntos sino por 3.

Más de 25 intendentes radicales de la provincia estaban con Maximiliano Abad. Todos los intendentes del Pro estaban con Abad. Todos los dirigentes nacionales del PRO dieron su apoyo explícito a Abad (menos Rodríguez Larreta). Elisa Carrió apoyó fuerte a Abad. Sanz, el gobernador Morales y el presidente de la UCR Nacional, Alfredo Cornejo apoyaban a Abad. Un derrota no era opción para el marplatense ni para Daniel Salvador, que dependían del resultado para mantener su valor personal ante el PRO y sobre todo, María Eugenia Vidal, que los espera para que sean su estructura partidaria.

En la quinta sección, el resultado de Abad, en su propio territorio no fue bueno. Un 67/33 aproximado pronosticaba una muy buena elección de Gustavo Posse en el distrito más difícil y con el 95% de la estructura partidaria local apoyando a Abad.

En la primera sección, donde pesa Posse, la realidad era otra. La diferencia era la esperada, aplastante a favor del local.

En la provincia, con un 60% de votos escrutados y una paridad según planillas que cada fuerza poseía, comenzó a circular una tímida expresión de victoria por parte de figuras influyentes del PRO y el radicalismo en las redes sociales. Cerca de la medianoche, la UCR Bonaerense anunció que faltaban contabilizar el 30% de los votos y que seguirían cargando datos toda la noche.
A los pocos minutos, el parate fue total.

Casi rememorando lo que días anteriores ocurría en Córdoba, el sector del oficialismo comenzaba a festejar un triunfo con unos 12 puntos de diferencia o más. Por la mañana del lunes, el partido se vió obligado a emitir un comunicado ante las dudas que despertaban tantos festejos y felicitaciones con 34 distritos aún sin cargar.

La decisión unilateral que puede terminar en la justicia

Autoridades de la junta electoral provincial denunciaron que un grupo reducido de sus miembros, sin participación de todas las partes, emitió un comunicado en el que no dan datos claros, pero sí aseguraba que fueran cuales fueran las observaciones y votos que faltaban, el resultado era irreversible y Abad superaba a Posse 52% a 48%.
Ya no eran 12 puntos, sino 4. Nuevamente, ocurría lo de Córdoba.

Los denunciantes son autoridades de la propia Junta Electoral: Alexia Carusso – Vicepresidente de la Honorable Junta Electoral, Alejandro Magnetti, Vocal de la Honorable Junta Electoral.


Sólo tres miembros de la junta firman el comunicado.

Sería un hecho inédito que sólo unos miembros de la junta electoral partidaria se reunieran y dictaminaran el triunfo de una lista (del sector al que ellos pertenecen) sin esperar a tener datos concluyentes y dejando fuera de conocimiento y participación a los miembros restantes.

Los festejos pueden terminar en un escándalo político y judicializado con un efecto impredecible para el partido.