El conservador opositor Yoon Suk-yeol es el nuevo presidente de Corea del Sur

Yoon, del Partido del Poder Popular, obtuvo el 48,59% de los sufragios, frente a 47,79% para Lee, del Partido Democrático del actual presidente Moon Jae-in.

El líder de la oposición conservadora, Yoon Suk-yeol, fue elegido presidente de Corea del Sur, informó este jueves la agencia Yonhap, después de que su rival oficialista, Lee Jae-myung, reconociera su derrota en las elecciones que se realizaron hoy.

Con el 98% de los votos escrutados, Yoon, del Partido del Poder Popular (PPP), «obtuvo el 48,59% de los sufragios, frente a 47,79% para Lee», del Partido Democrático (centro-izquierda) del actual presidente Moon Jae-in, precisó Yonhap.

«Esta es una victoria del gran pueblo de Corea del Sur», declaró Yoon a los simpatizantes que coreaban su nombre en la Asamblea Nacional, reportó la agencia AFP

Se llegó a esta elección tras una campaña dominada por las acusaciones cruzadas entre los dos principales candidatos, a pesar de lo cual la participación electoral fue del 77,1%, en este país de unos 52 millones de habitantes.

Los dos partidos se sitúan en polos ideológicamente opuestos. La victoria de Yoon marcará el comienzo de un régimen más conservador después de cinco años bajo los liberales moderados del presidente saliente, Moon.

También es una vuelco espectacular de situación para el PPP, que quedó mal posicionado en 2017, después de que su líder y presidenta del país Park Geung-hye fuera destituida y encarcelada por cargos de corrupción, aunque luego fue indultada.

Según los analistas, ahora podría comenzar un habitual «ciclo de venganza» en la política de Corea del Sur, donde los presidentes cumplen solo un mandato de cinco años y todos los antiguos mandatarios vivos han sido encarcelados por corrupción después de dejar el cargo.

Durante la campaña electoral, Yoon, de 71 años, amenazó con investigar al actual presidente Moon Jae-in, citando «irregularidades», aunque sin especificar cuáles.

Pero en su discurso de victoria, adoptó un tono más conciliador y transmitió al país, después de una campaña polarizada, que «la competición ha terminado ahora y todos deben unir sus esfuerzos para convertirse en uno».

«Lo que el país necesita ahora es un cambio», dijo Hong Sung-cheon, de 71 años, en un centro electoral de Seúl, previo a ser consagrado presidente electo. «No podemos seguir así», agregó, citada por la agencia de noticias AFP.

Según las encuestas, los precios inmobiliarios en alza de Seúl, las desigualdades y el desempleo juvenil son las principales preocupaciones de los votantes.

El nuevo presidente también tendrá que enfrentarse a una Corea del Norte cada vez más agresiva, que está llevando a cabo una serie récord de pruebas armamentísticas este año, incluida una el pasado sábado.