San Juan: se realizó el 3° Encuentro de mujeres líderes en seguridad: un espacio de reflexión y acción

La Secretaría de Estado de Seguridad y Orden Público y la Policía de San Juan, propiciaron la realización del 3° Encuentro de Mujeres Líderes en Seguridad. En la ocasión, las disertantes expusieron sobre “Liderazgo femenino en el ámbito del Estado provincial”.

La mesa de autoridades fue conformada por el secretario de Estado de Seguridad y Orden Público, Carlos Munisaga, y el jefe de Policía de San Juan, Crio. Gral. Luis Martínez; acompañados por las disertantes, la ministra de Hacienda y Finanzas, Marisa López, y Adriana García Nieto, ministra de la Corte de Justicia; y de manera la virtual, la ministra de Turismo y Cultura, Claudia Grynszpan.

El secretario de Seguridad, Carlos Munisaga, fue el encargado de dar la bienvenida a las presentes y tras agradecer la destacada participación de las panelista, señaló que la conmemoración del Día de la Mujer “tiene como fin fortalecer y apoyar los derechos de las mujeres, su desarrollo personal y superar las practica machistas, discriminatorias y violentas”.

Agregó que junto al jefe de Policía se trabaja fuertemente en concretar estos espacios de reflexión y de acción “no sólo el 8 de marzo para ser concretos y efectivos estos objetivos de desarrollar los derechos de la mujer dentro de las fuerzas de seguridad e impulsar sus instancias de poder de forma efectiva”.

Para el Secretario de Seguridad, la mujer ocupa un rol importantísimo dentro de las fuerzas de seguridad “ocupando cargos de poder y esto hay que seguir desarrollándolo”. Indicó también que estos encuentros “a los hombres nos sirven para interpelarnos, para revisar nuestras acciones y nuestras prácticas, para escuchar, aprender y reflexionar, y de esa manera poner en acción”.

Munisaga impulsó por más espacios como este “que nos permite escuchar y así poder superar cualquier práctica machista o discriminatoria o violenta dentro de la institución”. Para finalizar, se mostró contundente al indicar: “el futuro nos marca liderazgos, tanto de hombres como de mujeres, que encuentren un futuro igualitario, sin estereotipos y sin discriminación”.

A continuación, el jefe de Policía de San Juan, L uis Martínez, recordó: “En la gestión del Gobernador Uñac, la Policía de San Juan no sólo ha tenido a una mujer como integrante de la Plana Mayor, y hoy, conforme a las generaciones que vienen, tenemos mujeres con la jerarquía de Comisarios Inspectores, que ya ocupan cargo de conductoras en las distintas Unidades Policiales”.

Por último, señaló que es importante poder resaltar esta situación para que toda la ciudadanía “visibilice que la seguridad es materia de Estado, no solo en la función que desempeña sino también en el contexto que una sociedad moderna respete los derechos humanos de cada ciudadano”.

«Liderazgo femenino en el ámbito del Estado provincial»

Con ese eje central, quien comenzó la disertación fue la ministra de Hacienda y Finanzas, Marisa López, quien entre otros conceptos indicó: “Haciendo una comparación entre las fuerzas de seguridad y la política, me remito a pensar que en el ámbito político existen tres tipos de obstáculos que dificultan la participación de las mujeres: “Obstáculos de partida, que consisten en la carencia de las mujeres de una serie de destrezas, conocimientos y oportunidades para entrar en el juego político en igualdad de condiciones con los hombres y que son resultado de la socialización diferencial de hombres y mujeres. Obstáculos de entrada, que son los impuestos por la cultura en términos de los estereotipos sobre las esferas de acción y los papeles que deben cumplir las mujeres y que las aleja del mundo de lo público. Obstáculos de permanencia, que encuentran las mujeres una vez han logrado entrar en la política y que son las características y dinámicas mismas del quehacer político con las que estas mujeres muchas veces no se sienten identificadas y se constituyen en la razón principal por lo que la mayoría decide retirarse a la esfera privada o al trabajo comunitario”.

Los diversos obstáculos que las mujeres tienen para participar en el escenario político, desde sus barreras personales hasta aquellas barreras estructurales que las mismas deben sortear. Barreras que en su conjunto conforman el denominado “techo de cristal”, con el que topan las mujeres cuando aparentemente están consiguiendo la igualdad. Es decir, cuando el poder está -al parecer- al alcance de cualquier mujer, se manifiestan estas barreras que de manera muy sutil (o no) le impiden acceder al mismo. Asimismo, estas barreras son casi invisibles, por lo que es preciso tener conciencia de género para que ese cristal pueda ser palpable”.

Luego, fue el turno de la ministra de Turismo y Cultura, Claudia Grynszpan, que de manera virtual, reconoció en primer lugar “aquellas mujeres que nos abrieron el camino”, para luego hacer hincapié en el término sororidad “es muy importante entender la sororidad no como amistad sino como mirar a una par aunque podamos tener diferentes maneras de pensar, estar en lugares opuestos de opinión, la sororidad es mirar a la otra mujer que enfrenta las mismas dificultades que una y a partir de eso, trabajar en la solidaridad entre mujeres”. Y agregó: “Los mandatos han cambiado, estamos cambiando día a día y son las generaciones que vienen las que mejor nos enseñan eso. Tenemos que pensar en una sociedad con igualdad de derechos y en esa sociedad con igualdad de derechos, hombres y mujeres estamos juntos”.

La última disertante fue Adriana García Nieto, ministra de la Corte de Justicia de San Juan, quien enfrentó la exposición señalando: “Las políticas públicas que llevemos adelante tienen que ser para poder poner luz pero no es sólo visibilizar, no es sólo poner el foco. Felicito la iniciativa de estos foros de mujeres para hablar de las mujeres. Pero no nos quedemos en la teoría. La norma por sí sola no cambia realidades, estos foros de discusión son muy buenos y hay que tener cada vez más pero para cambiar realidades hay que ver a donde hemos prendido la luz”. García Nieto sentenció: “Hay que seguir trabajando cotidianamente y cada una en su espacio. Cuando la mujer gana un espacio, el varón también porque no es una lucha, es estemos donde tenemos que estar y hay espacios para todos, y mejor si estamos juntos”. Nos sintamos orgullosas de la sociedad que estamos construyendo entre todos, porque para poder hacer una sociedad más justa es saber respetar la dignidad de cada uno de nosotros. En definitiva, de eso se trata el 8 de marzo, de recuperar la dignidad vulnerada”.