Mientras el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, se encontraba en Tucumán participando del Pacto de Mayo, en su provincia se realizó una multitudinaria marcha reclamando por la aparición del niño Loan, desaparecido desde el 13 de junio. Valdés acusa a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y a Santiago Caputo de estar detrás de esta situación.

Según el mandatario correntino, Bullrich habría conseguido que el abogado Fernando Burlando sea el representante legal de la familia de Loan, con el objetivo de mantener el caso en la agenda mediática y así debilitar políticamente a Valdés. Asimismo, señala que Caputo estaría operando en diversos medios para que el tema siga vigente.

En una reunión con otros gobernadores de Juntos por el Cambio, Valdés expresó sus temores de que desde el oficialismo busquen desplazarlo en las próximas elecciones provinciales. En este sentido, cree que tanto Bullrich como Caputo estarían trabajando para desgastarlo a partir del escándalo por la desaparición de Loan.

Por otra parte, Valdés se encuentra cada vez más salpicado por este caso, dado que ha salido a la luz la participación de dirigentes muy cercanos a su gobierno en algunas maniobras irregulares de la investigación policial. Esto alimenta las sospechas sobre una posible connivencia del gobernador con el accionar de las fuerzas de seguridad locales.