Según un reciente estudio del Instituto Reuters, los jóvenes de todo el mundo están abandonando los medios tradicionales y se informan principalmente a través de videos cortos en plataformas como TikTok, Instagram y Snapchat. Esta tendencia amenaza el modelo de negocio de los grandes medios.

La investigación, basada en encuestas a 95.000 personas de 47 países, revela que dos tercios de los consultados ven semanalmente videos de unos minutos sobre temas de actualidad. En naciones latinoamericanas como Perú, México, Brasil y Chile, esta cifra supera el 75%.

«Los videos se están convirtiendo en una fuente de información online más importante, especialmente entre los más jóvenes», señala el reporte. El uso de TikTok como fuente noticiosa creció un 23% entre los usuarios de 18 a 24 años.

La clave radica en que casi tres cuartas partes de este consumo se realiza en redes sociales, no en los sitios web de los propios medios, lo que dificulta su monetización. «Muchos medios tradicionales siguen anclados en una cultura del texto y tienen dificultades para adaptarse», advierte Nic Newman, autor principal.

Se observa una brecha generacional, con Facebook y Twitter aún dominados por medios clásicos pero envejeciendo su audiencia. En cambio, plataformas como TikTok, Instagram y Snapchat son territorio de creadores de contenido e influencers, de mayor atractivo para los jóvenes.

«Los consumidores adoptan el video porque es de fácil acceso y ofrece una amplia variedad», agrega Newman. Los medios tradicionales enfrentan así el desafío de reinventarse para no perder a las nuevas generaciones que «ya no leen, sino que ven».