La Legislatura porteña dio un paso trascendental al aprobar la controversial «Ley de Reiterancia». Con esta normativa, aquellos sospechosos con antecedentes delictivos deberán aguardar el juicio en prisión preventiva, lo que pone fin al ciclo conocido como «puerta giratoria».

El jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri, celebró la iniciativa como «un compromiso cumplido» para brindar mayor seguridad a los vecinos. «Cerca de la mitad de los delitos en la Ciudad son cometidos por reincidentes que quedan en libertad», lamentó al remarcar el «fracaso del sistema» vigente hasta el momento.

La norma modifica el Código Procesal Penal al incorporar la «reiteración delictiva» como causal objetiva para determinar el peligro de fuga y, por ende, dictar la prisión preventiva. De esta manera, quienes cuenten con causas abiertas previas no podrán aguardar en libertad la resolución de nuevos procesos.

«El que delinque tiene que ir preso», sintetizó la legisladora radical Inés Parry, aunque advirtió que se requieren medidas complementarias para erradicar la inseguridad, citando la necesidad de «pleno empleo» y reactivación económica.

No obstante, la ley despertó críticas de la oposición. Graciana Peñafort (Unión por la Patria) la tildó de «inconstitucional» por «vulnerar el principio de inocencia». Mientras, Celeste Fierro (Frente de Izquierda) acusó al oficialismo de instaurar un «estado de excepción» donde «todos serán culpables».

Además de la prisión preventiva automática para reincidentes, la normativa establece otras medidas polémicas. Por un lado, obliga a comunicar las sentencias contra extranjeros a Migraciones. Por otro, habilita allanamientos de urgencia sin orden judicial en casos específicos como delitos inminentes o situaciones de emergencia.

En definitiva, una ley de alto impacto que busca poner freno a la reincidencia delictiva en CABA mediante un drástico endurecimiento de las medidas cautelares. Una apuesta del gobierno porteño que, sin dudas, continuará generando acalorados debates en torno a la delicada tensión entre seguridad y garantías individuales.