Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Comunidades indígenas preocupadas por extracción de litio en Chile

Los indígenas atacameños en Chile se oponen a un acuerdo sobre la extracción de litio en el país. El presidente chileno, Gabriel Boric, busca que el Estado participe en la extracción de este mineral, pero el acuerdo entre la empresa estatal Codelco y la empresa privada SQM ha generado críticas. Las comunidades indígenas que viven cerca de las instalaciones de SQM están preocupadas por su futuro, ya que dependen de la agricultura y la ganadería, pero cada vez tienen menos agua debido a la extracción de litio.

El mayor yacimiento de litio del mundo se encuentra bajo el Salar de Atacama en Chile, y el país exporta este metal principalmente a China, Europa y Estados Unidos. Hasta ahora, las empresas SQM y Albemarle han estado extrayendo litio en el área, pero el presidente Boric busca cambiar esto. En abril del año pasado, anunció una estrategia nacional del litio para una extracción más sostenible y la participación del Estado. En diciembre de 2023, se anunció un acuerdo entre SQM y la empresa estatal Codelco.

Sin embargo, los indígenas atacameños critican que no se les haya consultado sobre el acuerdo. A principios de enero, protestaron bloqueando las vías de acceso a SQM. Según ellos, no fueron informados ni consultados sobre el contenido del acuerdo entre las empresas y consideran que se hizo a espaldas de las comunidades. Además, el proceso de extracción de litio en el Salar de Atacama ha generado preocupaciones ambientales, ya que se requiere una gran cantidad de agua, tanto salada como dulce, lo que afecta el ecosistema de la zona.

El acuerdo entre SQM y Codelco contempla la creación de una asociación público-privada que permitirá la extracción de litio hasta el año 2060. Se espera que la cantidad de toneladas extraídas se duplique hasta alcanzar las 300.000 toneladas anuales. El presidente Boric describe este acuerdo como un «hito sin precedentes en la historia minera» de Chile. Sin embargo, la falta de consulta a las comunidades indígenas y las preocupaciones ambientales han generado críticas y oposición al acuerdo.