Diez claves para entender el proyecto de fomento a la eficiencia y sostenibilidad hídrica

En la última reunión de la Mesa del Agua se presentó el proyecto de ley sobre el fomento a la eficiencia y sostenibilidad hídrica orientado a brindar soluciones a los principales aportes y solicitudes que surgieron de ese espacio en un año de debates y reuniones. A partir de esta herramienta será posible mejorar los niveles de eficiencia en la gestión hídrica de la provincia de San Juan, caracterizada por su clima árido y seco. Además, la variabilidad de la oferta de agua y creciente demanda producen recurrentes períodos de escasez hídrica para sus distintos usos.

En esta nota, se proponen diez ejes que ayudarán a comprender este proyecto:

1) Los ítems que forman parte de este proyecto surgieron como aporte/propuesta/solicitud de las personas que integran la Mesa del Agua. Cada eje obtuvo más del 90% de aceptación en el organismo consultivo que está conformado por referentes de instituciones y asociaciones con interés e injerencia en el tema hídrico

2) Con el objetivo de buscar consenso y continuar sumando aportes y correcciones, en pos de lograr una legislación adecuada a la situación actual del agua en San Juan; las autoridades concretan reuniones con instituciones y Juntas de Riego departamentales.

3) El borrador del proyecto – de carácter público- ofrece soluciones para la problemática actual en torno al recurso hídrico. Al momento de promulgarse las leyes que rigen el uso y la administración del agua en San Juan, no existían numerosas herramientas tecnológicas que hoy facilitan muchas tareas. En este sentido, la Ley de Fomento crea un instrumento de transición y voluntario, que permitirá incorporar tecnología y realizar obras, sin modificar ningún artículo del Código de Aguas. No se trata de reemplazar las legislaciones anteriores sino de complementarlas y legislar sobre las herramientas con las que hoy se trabaja.

4) El proyecto se orienta a garantizar agua suficiente para satisfacer el Derecho Humano al agua y a una alimentación adecuada, lo que contempla a la agricultura.

5) La provincia de San Juan, que transita ciclos hidrológicos caracterizados por una sequía extrema -en el marco de la problemática mundial asociada al cambio climático- y con una población en crecimiento, requiere consolidar como política de Estado, aspectos estratégicos de la gestión hídrica.

6) El Sistema Integrado de Información Hídrica, brindará proyección científica, transparencia y organización. Permitirá a la ciudadanía el acceso a investigaciones y documentos que son necesarios por la importancia del agua en toda sociedad.

7) Para tener un uso sostenible y previsible es necesario contar con una Planificación Hidrológica a fin de establecer criterios que contemplen el escenario actual y de los próximos años. Esto parte de un balance hídrico de cada cuenca que permitirá diseñar con precisión obras de infraestructura para la mejora de la eficiencia. También será de utilidad para incorporar la previsión de recarga del acuífero que permita un uso sustentable del agua subterránea.

8) Se plantea la iniciativa de hacer entregas diferenciales, respetando el volumen total único por hectárea concesionada, a través del programa de acceso voluntario al uso eficiente del agua que incluye la realización de obras y la aplicación de tecnologías compatibles con la entrega flexible y por demanda. Esto permitirá que cada cultivo pueda recibir el agua en distintas cantidades según sus necesidades durante el año. La entrega diferencial no se encuentra regulada de manera clara en la legislación actual.

9) Quienes accedan al programa voluntario tendrán una eximición del pago de la tasa retributiva de servicios, por un plazo de 5 años consecutivos y la retribución de mejoras por obras hidráulicas, en relación a las obras que se realicen para la puesta en funcionamiento del programa.

10) Los concesionarios de aguas públicas podrán constituir asociaciones. Esto permitirá la administración conjunta de las dotaciones que le corresponden a sus miembros, respetando siempre su equitativa distribución y conforme criterios que establezca la propia Asociación. Con este instrumento también será posible la realización por su cuenta de obras y servicios para mejorar la eficiencia hídrica, previa autorización del Departamento de Hidráulica. Las obligaciones económicas seguirán rigiéndose a través de las leyes 13 A y 190 L.