Tras una orden de desalojo, familias levantaron la toma que llevaba 12 días en Mar del Plata

Las gestiones del municipio ante la justicia dieron resultado positivo. Las personas, que ocupaban un predio en el barrio Las Heras, se retiraron del lugar sin necesidad de intervención de los más de 350 oficiales de la Policía Bonaerense desplegados en la zona. Se iniciará una mesa de diálogo para abordar el problema habitacional.

Un grupo de familias que desde hace doce días ocupaba un terreno municipal en la ciudad de Mar del Plata levantó voluntariamente la toma en las últimas horas, ante la inminencia del desalojo ordenado por la Justicia por tratarse de un sitio inundable.

Las personas que ocupaban el predio en el barrio Las Heras, en la zona sudoeste de la localidad balnearia, se retiraron del lugar sin necesidad de intervención de los más de 350 efectivos de la Policía Bonaerense desplegados en la zona desde esta madrugada.

Tras el fin de la toma, el Municipio de General Pueyrredón a cargo de Guillermo Montenegro informó que desde el viernes se iniciará una mesa de diálogo para abordar el problema habitacional de las familias.

En esa instancia participará además la Iglesia, que intervino en los últimos días como mediadora, y está previsto que se sumen representantes de Nación y provincia de Buenos Aires.

La toma del terreno ubicado en avenida 39 y Reforma Universitaria se produjo en la tarde del domingo 23 de octubre, cuando cerca de 45 personas instalaron casillas precarias y acordonaron el lugar, perteneciente a la empresa municipal Obras Sanitarias Sociedad de Estado (OSSE).

El municipio denunció al día siguiente la ocupación ante la Unidad Funcional de Instrucción 12, a cargo del fiscal Juan Pablo Lódola, y sostuvo que se trataba de un predio inundable que OSSE utiliza como reservorio de agua en caso de fuertes lluvias.

El fiscal dispuso que el predio fuera desalojado y restituido al Municipio, pero el pedido fue rechazado por el juez de Garantías Saúl Errandonea, quien no hizo lugar a la resolución, dispuso una medida de innovar y ordenó a la comuna asistir a las personas que participaban de la acción en caso de ser necesario.

El fallo del magistrado fue revocado por la Cámara de Apelaciones local, tras la apelación por parte del Gobierno local, y se dispuso avanzar con el desalojo por el riesgo que implicaba la condición inundable del lugar, su «inhabitabilidad» y el prejuicio potencial para los vecinos de la zona.

Tras esta medida, el juez fijó como fecha del desalojo las 8 de este jueves.