Libertarios marplatenses aprobaron fuerte aumento del gasto público

El kirchnerismo presentó un proyecto pidiendo extender el servicio de guardavidas en playas treinta días más de los calculados. El motivo: que hay muchos eventos y la gente que viene a la ciudad se acerca a la playa.

La idea no es mala, pero el detalle es que de concretarse, el municipio debería afrontar un gasto no contemplado en el presupuesto en curso. El monto: unos 320 millones de pesos.
El proyecto lleva mala intención en su articulado, ya que sugiere al municipio gestionar ante Provincia y Nación ayuda con los fondos (cualquiera que pague sirve) pero le exige que si no los consigue, los aporte la ciudad con su magro presupuesto.

Mar del Plata es una de las ciudades de la provincia con mayor presupuesto. Pero los gobiernos de Katz y Pulti hicieron crecer la planta permanente de empleados municipales a niveles astronómicos. Fueron miles de nuevos empleados entrando por la ventana hasta el último día de cada mandato.
Los recursos reales que le quedan al municipio después de pagar los sueldos, son casi ridículos. Es por ello que 320 millones no es un valor menor, sobre todo sabiendo que hay un 90% de probabilidades de que los fondos desde provincia o nación no lleguen y haya que pagarlo con las arcas locales.

Lo más llamativo no es la doble intención del kirchnerismo, que trabaja tratando de limar la gestión para mejorar las chances de Fernanda Raverta para el 2023, sino que fue fundamental el voto del concejal “Libertario” Alejandro Carrancio. Milei seguramente preferiría prender fuego el Concejo Deliberante para impedir la aprobación de un proyecto que engrose los gastos en 320 millones a una ciudad con escasos recursos líquidos. Los libertarios no apoyan el gasto, trabajan para reducirlo al extremo. Con el voto de Carrancio, el proyecto fue aprobado en comisión y será tratado en la próxima sesión ordinaria.

De Massa a Juntos por el Cambio y de Juntos por el Cambio a seguidor de Milei, Carrancio parece ser libertario en las redes sociales pero en la práctica es un concejal con fuerte pensamiento cercano al kirchnerismo. Un argumento para aumentar el gasto fue: «Acá la cuestión hay que dividirlas en dos grandes líneas de pensamiento: lo conceptual y los costos. ¿Estamos de acuerdo con 180 días de seguridad en playas? Yo digo que sí. Tenemos que proponer una ciudad más segura en el sector costero. Y de fondo tenemos que pensar cuánto sale salvar una vida. Eso no se dijo».

Si fuese sincero, exigiría que el municipio y todos los del país con sector costero paguen seguridad en playas los 365 días del año. ¿O las vidas no valen nada si no es dentro de esos 180 días que propone? Aparentemente, para Carrancio, lo que le pase a las personas en las playas durante los restantes 185 días no es responsabilidad de nadie. Mayor seguridad para el concejal que hace meses era oficialista y ahora es opositor es gastar 320 millones que desde el gremio de guardavidas aplauden con mucha alegría.