Cayó un avión a poco de despegar de Río Grande: hay cuatro muertos

La aeronave, un Lear 35A que realizaba un vuelo sanitario, había dejado dos pacientes y se disponía a regresar a la ciudad de Buenos Aires. Dos pilotos, una enfermera y un médico fallecieron de forma instantánea.

Dos pilotos, una enfermera y un médico murieron a causa de un accidente aéreo que involucró a un avión sanitario en el aeropuerto de la ciudad fueguina de Río Grande, informó oficialmente la Junta de Seguridad en el Transporte (JST).

El avión, un Lear 35A cayó a tierra a poco de despegar desde el aeropuerto de Río Grande, cerca de las 14.30. El impacto derivó en una gran explosión que pudo ser oída en distintos sectores de la ciudad de Tierra del Fuego.

Las víctimas fueron identificadas por fuentes judiciales como Claudio Canelo (comandante), Héctor Vittore (copiloto), Diego Ciolfi (médico) y Denis Torres García (enfermera).

Voceros judiciales revelaron a Télam que los cuerpos de las cuatro personas «quedaron calcinados» y esta tarde permanecían «dentro de los restos de la nave a la espera de las primeras pericias».

El accidente motivó el inicio de una causa penal en la que interviene el Juzgado Federal de Primera Instancia de Río Grande, a cargo de la jueza Mariel Borruto, y el fiscal Federal Marcelo Rapoport.

 

El traslado sanitario

La aeronave, que realizaba un vuelo sanitario, había dejado en tierra, minutos antes del accidente, a un bebé de cinco meses y a su madre que habían sido trasladados desde la ciudad de Buenos Aires, confirmaron a Télam fuentes oficiales.

Ambos fueron parte del vuelo sanitario realizado por la aeronave de la empresa Flying América SA que partió esta mañana a las 8.45 desde el aeropuerto de San Fernando e hizo una escala en Comodoro Rivadavia (Chubut) antes de emprender viaje a Tierra del Fuego.

Luego de aterrizar «normalmente» en Río Grande, tanto el bebé como su madre fueron trasladados en ambulancia hasta el sanatorio CEMEP, donde el niño permanece internado y en «buen estado de salud», dijeron a Télam fuentes médicas de ese establecimiento.

«El bebé tiene cinco meses. Venía con una traqueotomía. Está con su mamá y está muy bien», confirmaron los voceros consultados.