La concejal Ranellucci presentó iniciativa para adherir al Día del Niño por Nacer

En el marco del Día Internacional del Niño por Nacer, la concejal Florencia Ranellucci (Vamos Juntos), presentó una iniciativa para que el partido de General Pueyrredon adhiera y declare el 25 de marzo como el “Día Municipal del Niño por Nacer”.

Cabe recordar que Argentina, en diciembre de 1998, fue uno de los primeros países en declarar al 25 de marzo como el Día Nacional del Niño por Nacer, y son muchas las provincias y municipios que han adherido a este día.

En este sentido, Ranellucci expresó: “El derecho a la vida es el primer derecho que debería tener cada ser humano y el que da inicio a todos los demás derechos adquiridos. La vida es el mayor de los dones, tiene un valor inviolable y una dignidad irrepetible. Por este motivo, y siendo Argentina uno de los pioneros en la materia, considero que nuestro municipio también debería adherir a esta fecha tan importante.”

La concejal estuvo reunida con distintas instituciones que trabajan por los derechos del niño por nacer, quienes vieron con buenos ojos esta iniciativa, y se comprometieron a seguir luchando para garantizar el cumplimiento de este derecho.

Al respecto Ranellucci manifestó: “Es muy importante el trabajo en conjunto con las asociaciones civiles e instituciones de nuestro municipio que desde hace muchos años vienen luchando para defender el derecho a la vida y el derecho del niño por nacer. Vamos a seguir trabajando para generar políticas que garanticen este derecho fundamental”.

Por último, la concejal solicitó al Departamento Ejecutivo la realización de actividades con el objetivo de visibilizar la importancia de los controles prenatales, la alimentación adecuada para las mujeres embarazadas, y brindar información sobre los diversos cuidados que favorecen la vida del niño por nacer.

“Dentro del derecho a la vida, destaco el estado prenatal como momento importante para generar políticas públicas que garanticen el buen nacer de cada ser humano. El derecho a la vida no es una cuestión de ideología, ni de religión, sino una emanación de la naturaleza humana, y es por eso que está protegida en diferentes tratados internacionales de derechos humanos.”, concluyó Ranellucci.