Más de 672.000 ucranianos se refugiaron en Polonia en una semana

Desde el comienzo de los ataques, cerca de 1.050.000 personas escaparon de Ucrania a los países vecinos, lo que representa más del 2% de la población del país, que alcanza los 44 millones, según datos del Banco Mundial.

Más de 672.000 refugiados cruzaron la frontera con Polonia desde el inicio de la invasión rusa en Ucrania, el jueves de la semana pasada, informó la Guardia Fronteriza polaca.

«Desde el 24 de febrero, 672.500 personas llegaron de Ucrania a Polonia», señala el comunicado.

Según el organismo, citado por la agencia de noticias Sputnik, este jueves llegaron a Polonia 99.200 refugiados, y desde la madrugada de este viernes, lo hicieron otras 25.200 personas.

La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, advirtió que la Unión Europea debe prepararse para recibir a «millones de refugiados» que huyen de Ucrania debido a la operación militar rusa.

La ONU alertó este jueves que el éxodo ya alcanzó el millón de personas y va camino a convertirse en “la mayor crisis de refugiados de Europa en este siglo».

«En solo siete días, un millón de personas han huido de Ucrania, desarraigadas por esta guerra sin sentido», afirmó el Alto Comisionado para los Refugiados de Naciones Unidas (Acnur), Filippo Grandi, y agregó: «Trabajo en emergencias hace casi 40 años y pocas veces vi un éxodo tan rápido como este».

De acuerdo con el recuento del organismo, cerca de 1.050.000 personas escaparon de Ucrania a los países vecinos, más del 2% de la población del país, que alcanza los 44 millones, según datos del Banco Mundial.

Miles de ucranianos han cruzado en los últimos días las fronteras de diferentes países del bloque comunitario.

El 24 de febrero Rusia lanzó una ofensiva militar en Ucrania bajo la justificación de que el Gobierno de Kiev venía cometiendo crímenes contra los habitantes de dos provincias rusoparlantes en la región del Donbass a las que, previamente, Moscú había reconocido como Estados independientes.

El reclamo del Kremlin incluye la violación por parte de Ucrania de los Acuerdos de Paz de Minsk, de 2014 y 2015, que obligaban a Kiev a darle a esas dos ciudades -Lugansk y Donetsk, que en sendos referendos votaron por separarse de Ucrania- autonomía y posibilidades de elegir sus propias autoridades regionales.

Ucrania, en cambio, afirma que con la operación militar Rusia pretende arrasar con la cultura y la historia ucraniana y derrocar a Zelenski para promover que llegue al poder un dirigente cercano a Moscú.