Con más dificultades de las esperadas, Rusia apunta a un acuerdo

Moscú quiere hacerlo en Bielorrusia, pero Kiev no lo acepta y propone las capitales de Polonia, Eslovaquia, Hungría o Turquía. Argumentan que no pueden sentarse a hablar de paz en una ciudad desde la que les lanzan misiles.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, dijo este domingo que su país está dispuesto a negociaciones de paz con Rusia pero no en Bielorrusia, un aliado de Moscú adonde el Kremlin anunció horas antes haber enviado una delegación.

Zelenski dijo que su país no quiere conversar en Bielorrusia, que limita con Ucrania por el Sur, porque prestó su territorio para la invasión rusa, y propuso en cambio hacerlo en las capitales de Polonia, Eslovaquia, Hungría o Azerbaiyán, o en Estambul, Turquía.

«Varsovia, Bratislava, Budapest, Estambul, Bakú. Proponemos cualquiera de estas», afirmó el mandatario en un video publicado en Internet.

«Y cualquier otra ciudad en un país desde el que no nos lancen misiles está bien para nosotros», dijo el presidente de 44 años, acusando a Bielorrusia de servir de plataforma a Moscú para la invasión contra Ucrania, informó la agencia de noticias AFP.

Un rato antes, el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo a medios rusos que Moscú había enviado una delegación para entablar negociaciones en Gomel, una ciudad bielorrusa en el sureste cerca de las fronteras de Rusia y Ucrania.