Mercado de Chicago: La soja subió mas del US$25 y US$10 el maíz

La soja ganó más de US$ 25 y el maíz US$ 10 debido a la baja en las estimaciones de siembra en los Estados Unidos.

El precio de la soja pegó este miércoles un fuerte salto de más de US$ 25 en el mercado de Chicago, mientras que el maíz avanzó alrededor de US$ 10, impulsados por nuevas estimaciones de siembra en Estados Unidos que resultaron menores a las proyectadas por los operadores.

De esta manera, el contrato de mayo trepó 5,12% (US$ 25,72) hasta los US$ 527,92 la tonelada, a la vez que el de julio lo hizo por 5,15% (US$ 25,72) para concluir la jornada a US$ 524,61 la tonelada, mientras que por el lado del maíz el salto de su posición de más próximo vencimiento fue del 4,63% (US$ 9,84) a US$ 222,14 la tonelada.

La importante suba registrada este miércoles en el precio de la oleaginosa permitió recuperar todo el terreno perdido de las cuatro sesiones previas, cuando la soja cayó desde US$526 hasta US$501 la tonelada, debido a proyecciones de los operadores respecto a una mayor producción en EEUU, que finalmente resultaron erróneas en base al informe del miércoles del Departamento de Agricultura (USDA).

Los subproductos del poroto también tuvieron una destacada sesión en cuanto a las mejoras en sus cotizaciones con un alza de 6,27% (US$ 27,56) que la ubicó en US$ 466,49 la tonelada y del 4,87% (US$ 54,23) en el aceite a US$ 1.166,67 la tonelada.

Estas subas también se vieron reflejadas en la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), con una mejora de US$ 10 hasta los US$ 330 la tonelada en la soja con descarga inmediata, mientras que el cereal creció US$ 8 y se ubicó en US$ 203 la tonelada.

Estos fuertes ajustes al alza en ambos commodities se dieron tras la publicación trimestral de stocks e intención de siembre en Estados Unidos, realizado por el USDA.

Si bien el USDA prevé un crecimiento interanual del área de siembra para estos cultivos, dicha superficie se ubicó por debajo de lo que esperaba el mercado.

Así, la previsión en cuanto a soja es que ocupe 35,4 millones de hectáreas en la campaña de este año, lo que significa un incremento de 1,8 millones de hectáreas respecto a 2020, pero que al mismo tiempo, se ubica un millón de toneladas por debajo de lo que esperaban los operadores del mercado.

Con el maíz sucedió algo similar, pero en menor medida.

Según las mediciones del USDA, esta campaña podrían implantarse 36,9 millones de hectáreas en el país norteamericano, solo 100.000 hectáreas más que en 2020, pero 800.000 hectáreas menos que lo que esperaba el mercado.