Rodríguez Larreta priorizó su interés por Posse y le negó el apoyo a Maxi Abad

El Marplatense Maximiliano Abad, que es impulsado por María Eugenia Vidal y Daniel Salvador para presidir el Radicalismo Bonaerense, no logró el apoyo que había dado por hecho ante sus seguidores.

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta visitó Mar del Plata, donde permaneció de recorrida y de reuniones durante dos días. Allí, el futuro pre-candidato presidencial de Juntos por el Cambio se sacó decenas de fotos con dirigentes y funcionarios de la quinta sección electoral.

Maximiliano Abad apostaba a una foto y lograr el apoyo explícito de Rodríguez Larreta en su carrera para llegar a la presidencia de la UCR Bonaerense. De hecho varios medios de La Plata y hasta alguno de Mar del Plata, anunciaban que se vendría el apoyo de Larreta a Maxi Abad durante esa visita.
Pero nada de eso ocurrió.
No sólo no hubo foto con cara felíz sino que el intendente porteño le habría dejado en claro al diputado que no piensa arriesgarse a no contar con el apoyo de Gustavo Posse de cara a las elecciones de 2023.

Gustavo Posse, intendente de San Isidro, tiene un fuerte peso político propio y cuenta, además, con aliados importantes, como Martín Lousteau, varios dirigentes radicales históricos e incluso de otros sectores que lo valoran y respetan como uno de los intendentes más exitosos de la provincia. Rodríguez Larreta está convencido de que para tener posibilidades en las próximas presidenciales necesita de Posse y todo el apoyo que vendría con él. Ese interés lógico del alcalde porteño dejó al marplatense aspirante a la continuidad de la gestión partidaria con las manos vacías.

Mientras en Mar del Plata Rodríguez Larreta twiteaba sus actividades y decenas de dirigentes posteaban su foto con él, Maxi Abad publicaba su encuentro con el Intendente de Madariaga y un agradecimiento al deportista Germán Lauro quien manifestó que su referentes políticos eran “Facundo Manes a nivel nacional y Maximiliano Abad en la provincia”.

Fueron dos días importantes para Juntos por el Cambio en Mar del Plata, epicentro de la quinta sección electoral y tierra donde Abad es más fuerte. Pero el apoyo de Daniel Katz, ex intendente que lideró el radicalismo K y el de Vilma Baragiola, quien fue Diputada Nacional respondiendo a Leopoldo Moreau y que tendría actualmente un acuerdo político con la referente de La Cámpora, Fernanda Raverta, no sería suficiente como para llegar a ganar la elección interna del 31 de Marzo.

En su ciudad natal, todos recuerdan que Abad es esquivo a presentarse a elecciones encabezando lista. Siempre ha logrado en la política partidaria grandes avances a partir de formar parte de acuerdos superestructurales. Abad habría asegurado al PRO que no iba a haber interna en el radicalismo y que su lista sería la única. Al confirmarse la participación de Posse al momento de presentar listas, todo comenzó a tornarse gris para el hombre de confianza de la ex gobernadora, María Eugenia Vidal.
Es que si gana Posse , el Pro tendrá que ir a San Isidro con la cabeza gacha a buscar un acuerdo.

La actual conducción de la UCR bonaerense, a la que Abad intenta dar continuar, busca cerrar Juntos por el Cambio a una estructura de partidos muy pequeña, lo que beneficia a quienes quieren acomodar a sus personas de confianza en la próxima elección, pero perjudica el resultado electoral de la coalición en su conjunto.

Para cerrar el fin de semana, la aclaración de Rodríguez Larreta de no querer arriesgar su relación con el intendente de San Isidro terminó siendo más un apoyo a Posse que el tan esperado apoyo a la candidatura de Abad.
Un dirigente de la UCR de la quinta sección fue claro: “Es que si gana Abad, las únicas que se benefician son María Eugenia y Carrió. Si gana Posse, se beneficiaría la UCR bonaerense como espacio político, Rodríguez Larreta en su carrera presidencial y todo Juntos por el Cambio por la tracción que suma un intendente reconocido y de gestión exitosa”.