Ante el temor de no poder contener a los comerciantes, el Gobierno le pasa la decisión de restricciones a los gobernadores

Luego de que medios nacionales publicaran las declaraciones de varios comerciantes de Mar del Plata, alertando con desobedecer el «toque de queda sanitario», el Presidente decidió no restringir obligatoriamente la actividad de 23 a 6, pero dictará un decreto que establece parámetros técnicos que obligarán o facultarán -según las circunstancias- a los mandatarios provinciales a tomar medidas.

El gobierno nacional no tendría manera de imponer su decisión sin el uso de las fuerzas de seguridad, por lo que optó por retroceder en su iniciativa y pasarle la responsabilidad a los gobernadores.

Cerrados durante meses y con otros tantos trabajando muy poco además de obligados por ley a no despedir empleados, los comerciantes se encuentran asfixiados económicamente. Con las aperturas como venían hasta ahora apenas podían afrontar el cumplimiento de pago de sueldos y ayer explotaron las expresiones en todo el país con mayor fuerza en las ciudades turísticas, las más afectadas.